PRESENTACION DEL BLOG

"A orillas del caudaloso Tajo y a pocas leguas de la capital de España, existe un precioso pueblo que bendice y obsequia la naturaleza; un pintoresco pueblo rodeado de jardines, lleno de perfumes y animado por el canto de incontables pajarillos; un poético pueblo que se esconde bajo las frondosas ramas de los corpulentos álamos y gigantescos plátanos; este pueblo se llama Aranjuez"


31 oct. 2010

OTOÑO



Me siento como hoja seca
arrastrada por el viento
que vuela hasta las estrellas
o se arrastra por los suelos.
Hoja de otoño marchito
que cruje muerta de miedo
mientras la lluvia la empapa
y lastra su último vuelo.
Más sé que en la rama parda
que fue mi cuna hace un tiempo
germinaran nuevos brotes
y nacerán frutos nuevos
y que pasado el invierno
las ninfas y los vencejos
recogerán mis recuerdos
entre las hierbas del suelo
y diluida en la savia
ascenderé por el tronco
para volver a la vida
verde con brillos de oro
cuando el rocío refleje
la luz del sol en mis poros.
Juanmaromo 




20 oct. 2010

EL CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

El convento de Nuestra Señora de la Esperanza fue fundado por el Infante Don Enrique de Aragón en el año 1420, siendo ampliado posteriormente por los Reyes Católicos. En dicho convento habitaba una comunidad de frailes Franciscanos, que entre otros menesteres, se ocupaba de asistir a decir misa en la capilla de Palacio, motivo por el cuál recibían ciertos favores como, por ejemplo, asistencia médica.

Junto al ejercicio del ministerio, la segunda función que mantenía a los frailes  casi permanentemente ligados a los caminos era la necesidad de pedir limosna. En este caso, la dirección tomada era por lo general unívoca: hacia la ciudad, porque era allí donde podían conseguir más donativos. Los frailes de Nuestra Señora de la Esperanza de Ocaña vivían del pan que uno de ellos pedía en la villa, por ejemplo. Es de suponer que los eremitorios, donde se observaba la regla con más rigor, vivirían según la pobreza más estricta y que, por lo tanto, necesitarían echar mano de las limosnas para subsistir. A veces era difícil conciliar el pretendido alejamiento del mundo deseado por sus promotores con las prosaicas necesidades materiales, pues en principio el contacto con el exterior estaba muy controlado. Las ordenaciones regulaban la figura de muchachos encargados de ir por las limosnas "e por otras mensajerías cuotidianas de las cosas menudas" para que "non haya de salir el fraile a las aldeas e a las villas".
Disponía este convento de una notable biblioteca de dónde se instruían sus frailes, estando ésta auspiciada
por los comendadores de Calatrava.
Las comunidades franciscanas constituían focos de atracción intelectual y científica destacados, pero necesariamente elitistas, ya que los estudios y las bibliotecas no estaban abiertos, como es lógico, a todo el mundo. Por ello, cabe contemplar estos aspectos desde una perspectiva restrictiva en la que asimismo se incluirían otros que citaré tan sólo de pasada. Así, por ejemplo, los conventos podían ser centros receptores en todo lo concerniente al funcionamiento interno de la Orden: eran visitados regularmente por sus superiores y podían llegar a ser en un momento dado sedes de los capítulos provinciales; en otras ocasiones, y por motivos diversos, a los conventos podían viajar figuras importantes del franciscanismo hispano, como fray Francisco de los Ángeles Quiñones, que fue a Torrijos para moderar la magnificencia con que se estaba construyendo, o el propio Cisneros, visitante asiduo de los conventos de la zona. En ocasiones se buscaban algunos conventos por ser lugares idóneos de retiro, tal y como ocurría en La Salceda, o por ejemplo en Escamilla, convento situado "a un buen trecho de la villa de Escamilla, por cuya razón huelgan muchos de viuir en él, por la soledad" , y también podía ocurrir que seglares de rango elevado se reservasen su propia habitación en algunos conventos que visitaban con más o menos regularidad. La reina doña Juana se retiró a un cuarto de San Francisco de Madrid, donde después sería enterrada ; don Iñigo López de Mendoza, duque del Infantado, sentía predilección por el convento de San Antonio de la Cabrera, donde se construyó aposentos propios; Isabel la Católica visitaba asiduamente el de Nuestra Señora de la Esperanza de Ocaña, allí mandó hacer el llamado "cuarto de la reina", etc.
Felipe II, muy aficionado a las casas de religión, y a construir en ellas varios cuartos Reales en los que poder retirarse a meditar, mandó reconstruir “de buena fábrica” el cuarto de la reina del convento de la Esperanza en el año 1562, tras sufrir éste un aparatoso incendio. Esta obra corrió a cargo del arquitecto Juan de Herrera.
Según cuenta Alvarez de Quindós en su libro “Descripción histórica del Real bosque…”
  - …en ella se hizo un cuarto Real con buenos aposentos para S.M., para la familia, oficios de boca, caballerizas y demás necesario, mirando á la parte de mediodía, y contíguo un claustro alto y baxo, que da entrada á la Iglesia, y se comunicaba con los dormitorios de los religiosos.
El año 1572 un gran turbión de aguas llovidas que baxó del montecillo que está detrás del convento derribó parte de esta fábrica, é inutilizó lo demás, de forma que fue necesario edificarlo quasi de nuevo.
En 1593 y 1750 volvieron a repetirse las obras en dicho cuarto Real a causa de las aguas.
Al igual que Felipe II habitaron dicho cuarto Real, aunque con menos frecuencia, Felipe III, Felipe IV, Carlos II y Felipe V. Interrumpida la costumbre de ir a este cuarto Real, y dado que amenazaba ruina a causa de los destrozos que causaban las aguas, los religiosos del convento solicitaron al rey Carlos III permiso para derribarlo, accediendo éste a tal fin en el año 1769. Solamente quedó en pié el claustro bajo que daba entrada a la Iglesia.
Otra consecuencia del aflujo de peregrinos fue la ampliación de los conventos y de sus dependencias más inmediatas, con el establecimiento a veces de todo un rosario de nuevas ermitas complementarias de la principal y erigidas en los alrededores. Así, la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza de Ocaña hubo de ampliarse en 1561 y no sólo eso, sino que además desde el convento y hasta la villa de Ocaña se organizó un camino salpicado de ermitas que recibía el nombre de "Via Sacra" o "camino de las Cruces".

En la Iglesia de este convento se enterraron a la mayoría de los principales criados del Real Sitio, así como a algunos nobles que acudían a las jornadas, como por ejemplo el I Marques de Ladrada, Antonio de La Cueva y Portocarrero, quién murió el 7 de Febrero de 1574, o el Comendador mayor de Calatrava Don Juan Ramirez de Guzmán Carne de Cabra.
También fue miembro de la comunidad Franciscana, fray Damián Cornejo, quien el 8 de abril de 1644, con tan solo 14 años, ingresó como novicio, cursando allí parte de sus estudios de Filosofía.

En la actualidad apenas quedan unos pocos vestigios de las construcciones que formaban el conjunto del convento, cuyas posesiones llegaron a abarcar unos 43.000m². El edificio principal se encontraba en el fondo de una gran depresión, formada en el borde de la mesa de Ocaña, de unos 34 metros de altura por aprox. 200m de diámetro.
En la parte baja de una de las laderas se pueden observar las bocas de entrada a lo que pudieran ser dos minas de agua que parten en dirección Este hacia la Fuente Vieja.
De igual modo, a media altura de la ladera Norte, se pueden observar varias cavidades o “cuevecillas” que al mismo tiempo formaban parte de las construcciones que circundaban todo el perímetro de la depresión. Estas construcciones han sido derruídas, posiblemente para extraer material de la ladera (piedra, yeso, etc) dejando en pié solamente los muros que daban al exterior del recinto.
El terreno que conforma la ladera de la depresión es muy inestable, existiendo muchas grietas que amenazan con desprender en cualquier momento cualquier parte de ésta, por lo que es bastante peligroso entrar en el recinto que, por cierto, se encuentra totalmente vallado para impedir que entre nadie.

Bueno, por desgracia, estamos ante otro claro ejemplo de la pérdida de unos vestigios de la historia de Aranjuez y Ocaña. Quizá, por las condiciones orográficas del terreno, que impiden la visión de lo que allí acontece, ha propiciado el que apenas nadie fuera testigo de la lenta pero implacable destrucción de los restos arquitectónicos que allí había.

17 oct. 2010

LOS VIAJES DE AGUA DE ARANJUEZ

Los viajes de agua a Aranjuez fueron el resultado del deseo del rey Felipe V de proveer de agua en buenas condiciones a la población del Real Sitio.
De esta manera se mandó buscar en los alrededores de Aranjuez, encontrándose en cantidad en las cañadas que vierten de la mesa de Ocaña a Vallemayor. Mandó el rey analizar dichas aguas, y viendo que eran de excelente calidad, ordenó en el año 1745 se recogiesen las de los manantiales de Menalgavia, Valhondo, Aldehuela y Algibejo, construyendo para ello una cañería provisional.



Fernando VI quiso que se mejorase este viaje de las aguas, comprando las alamedas y cañadas de los nacimientos para tener todos los derechos sobre dichas aguas. Para ello se expidió un Real Decreto con fecha  del 11 de Junio de 1751. En el año 1757 mandó que se construyese de nuevo la cañería con fábrica y caños vidriados de Madrid. A lo largo del trayecto se construyeron varias arcas o descansos para su reconocimiento y limpieza. Toda la obra costó dos millones quinientos cuarenta y dos mil ciento cincuenta reales y veintisiete maravedis.


Dado que la conducción era subterránea y pasaba por parajes muy salitrosos, las aguas se viciaban y cogían sabor salado, a la vez que las tuberías se obstruían debido a los sedimentos que se adherían a sus paredes, razón por la que el mantenimiento de las tuberías era muy costoso.


Para comodidad de los vecinos del Real Sitio, se construyeron varias fuentes. En el año 1761 se construyó la de la antigua plaza de Abastos, fabricada con piedra de Colmenar. Otras fuentes estaban en las casas de Alpajés, en la esquina de la casa nueva de Abastos, en los cuarteles de Guardias de Corps, en los de Guardias Españolas y Walonas, en el patio de la Casa de Oficios, en el patio de la casa de Infantes, en las cocheras de la Reina (Farnesio), en el Hospital de San Carlos, en el convento de San Pascual y otra en la casa del Gobernador. La principal se puso en el año 1750 en la plaza de San Antonio.


Cuando queremos estudiar la construcción de los viajes de agua a Aranjuez, nos encontramos con la dificultad de que no se conservan (que yo sepa) los proyectos utilizados en su día para su ejecución. Por lo tanto este hecho no nos permite saber exactamente la dirección que siguen las galerías, ni tampoco sabemos exactamente cuantos registros se construyeron. Ante estas circunstancias, lo único que nos queda es catalogar tanto las arcas como los respiraderos conocidos.


He podido observar que la separación entre respiraderos oscila entre un mínimo de 25 metros, hasta los casi 50 metros en algunos casos. Las arcas no parecen tener definida una pauta de separación entre ellas, incluso ni siquiera se parecen en el diseño de su construcción. De los registros cabe destacar su fábrica de ladrillo macizo con disposición de oquedades en sus paredes, a modo de escalones, para permitir el fácil acceso a su base y a las galerías por donde discurre el agua. Estas tienen una pendiente de entre un 1 a 3% con la finalidad de que el agua discurra lentamente y no erosione las conducciones.
Al tratarse de terreno sobre el nivel freático, el agua debía discurrir en las galerías por canalización impermeable (cañería, canalillo de barro cocido o canal abierto), para evitar pérdidas de agua por filtración. En las galerías de Valhondo, existe una especie de andén para que las personas puedan desplazarse caminando sobre suelo seco.

Como es lógico, la profundidad de los registros varía en función del desnivel del terreno. Otro detalle a tener en cuenta es el sistema de cierre de los registros, para lo cuál se utiliza una gran piedra cuadrada que permite en su base el paso del aire para la correcta oxigenación del agua y las galerías.

Como casi siempre, hay que lamentar la falta de interés de las instituciones respecto a la conservación de estas conducciones, llegando incluso a permitir que bajo intereses comerciales se destruyesen algunos tramos.


Desde aquí quiero mandar un fuerte abrazo para Currante,
compañero de aventuras y fatigas junto al cuál he realizado este reportaje.


Para ver mas imágenes : 

Fuente de documentación:  DESCRIPCION HISTORICA DEL REAL BOSQUE Y CASA DE ARANJUEZ de Alvarez de Quindós (Edit. Doce Calles)



9 oct. 2010

LLUEVE SOBRE ARANJUEZ

Hoy llueve sobre Aranjuez.
La lluvia tiene un no se qué… Siempre me causó curiosidad la huella que deja el clima sobre las emociones,  los pensamientos y nuestras acciones.



Hoy llueve sobre Aranjuez, 
pero, en este mundo de formas, todo es impermanente, incluso el dolor. Lo que hoy nos parece tan terrible e irremediable, mañana, con sol, podemos verlo distinto.





Hoy llueve sobre Aranjuez,
Y nuestras calles y jardines se muestran inusualmente vacías.
Por eso creo que es mejor deleitarnos con estas preciosas, y si quereis, melancólicas imágenes,  de un Aranjuez mojado por la lluvia de un todavía incipiente Otoño.



Un saludo amig@s.