PRESENTACION DEL BLOG

"A orillas del caudaloso Tajo y a pocas leguas de la capital de España, existe un precioso pueblo que bendice y obsequia la naturaleza; un pintoresco pueblo rodeado de jardines, lleno de perfumes y animado por el canto de incontables pajarillos; un poético pueblo que se esconde bajo las frondosas ramas de los corpulentos álamos y gigantescos plátanos; este pueblo se llama Aranjuez"


28 feb. 2011

CHINESCOS (II)

 
El Estanque Chinescos está situado en el Jardín del Príncipe del Real Sitio de Aranjuez creado por Carlos IV, quién lo inició siento todavía Príncipe de Asturias y lo concluyó siendo Rey, entre 1789 y 1808. Las obras se encargaron a su arquitecto mayor Juan de Villanueva y al jardinero Pablo Boutelou. Es un Jardín que sigue la moda inglesa y francesa de finales del siglo XVIII. Tras inaugurar el Jardín del Príncipe en 1784 deciden crear un estanque al estilo de los jardines ingleses.
El estanque está coronado por dos cenadores:
- Uno construido por Villanueva, templete monóptero de orden jónico con diez columnas de mármol verde de Italia, de fuste negro y basas y capiteles blancos. En su cúpula emplomada habría un dragón revestido de oro y sobre los pedestales, de piedra de Consuegra y Toledo, se colocaron estatuas egipcias hacia 1805 que desgraciadamente desaparecieron, tanto dragón como estatuas egipcias ,con la invasión francesa.
- El otro cenador chinesco es copia del original que construiría Villanueva, tan sólo conservado en una imagen de la colgadura bordada de la Casa del Labrador. El actual copiando el anterior es de Isidro González Velázquez ya del reinado de Fernando VII, con la misma planta pero de diferente alzado.

Cándido Lopez y Malta nos lo describe en su obra "HISTORIA DESCRIPTIVA DE ARANJUEZ" (1868) Edit. Doce Calles :

Foto: http://www.aranjuezhistoriagrafica.com/
"Al principio de la calle de las Islas, y a su derecha, hay un delicioso sitio donde millares de flores de todos los países y de todas las especies rivalizan unas con otras en el mágico color y en el delicado perfume que dejan escapar. En medio de ellas,cercado de una flexible baranda de caña, formando grecas, hay un estanque irregular imitando a un lago en el que se ven tres isletas.
Se da paso a la primera por un estrecho y corto puente de piedra, de mármol los costados, encontrando una elegante y costosa rotonda que figura un templete griego. Diez columnas jónicas de mármol verde-oscuro y yetas blancas, con capiteles y basas de mármol blanco, arquitraves de piedra de San Pablo de los montes de Toledo, sostienen una airosa cúpula pintada con gusto en su interior. Sobre otros pedestales que tienen los intercolumnios había colocadas ocho estátuas de mármol negro, representando ídolos egipcios, las que adornaron un gabinete de la reina Cristina de Suecia.

La segunda, con entrada por un puente de madera, representa un bellísimo pabellón chinesco. Su figura es ochavada, de dos cuerpos con cuatro puertas e igual número de ventanas en sus paramentos, concluyendo en un fantástico chapitel sobre el cual se eleva una aguja que atraviesa una gran esfera. Todoél es de madera con base de mármol; sus paredes están construídas con grecas caladas caprichosamente trabajadas, siendo su piso de bien combinados mármoles como el velador que hay en el centro. Un ancho espacio circunda el cenador cercado de antepecho bajo con variedad de macetas, desde el que se contempla en toda su belleza el lago, en cuyas aguas se repiten como en un espejo sus islas y sus orillas.

La última isleta está formada de peñascos conteniendo sobre el mas elevado un mausoleo de granito egipcio y una fresca gruta coronada por un llorón y un árbol de amor, ceñida además de jazmines y rosales de Alejandría. Entre ellos aparecen porción de siempre-vivas, dejando apenas sítio a un colosal ababués que elevándose entre los demás árboles que le rodean, cimbrea orgulloso sobre el sepulcro y cubre con su airosa copa el terreno de tan poética mansión.
Foto: http://www.aranjuezhistoriagrafica.com/

La variedad de peces que el estanque contiene y una bonita falúa chinesca en figura de dragón de dos cabezas que antes surcaba sus aguas, hacían de este sítio lo más pintoresco que ha podido crear la imaginación del hombre.
Hoy se nota la falta de las estátuas en la rotonda que dicen fueron destruídas por los franceses, y la falúa que no habiéndola repuesto tambien ha desaparecido. No creemos lo primero, porque a ser cierto probable parece que hubieran sufrido algo las columnas del templete el que se conserva perfectamente; han debido trasladarlas a otro punto muchos años há pública o misteriosamente por cuanto ninguno de los empleados antíguos las ha conocido.

Sufrió algún deterioro todo ello por el abandono durante la guerra de la Independencia, especialmente el pabellón chinesco que fué restaurado en 1844, suprimiendo alguno de sus antíguos adornos, entre ellos, unos trozos de grecas que pendían de las cornisas con infinidad de campanillas de metal, que hacían muy buén efecto al mecerse a impulso de la brisa. En los 24 años transcurridos ha perdido bastante esta obra de madera, la que clama por otra nueva recomposición."
Respecto a las esculturas desaparecidas del templete griego, Fe Hernández nos explica que "estas preciosas esculturas habían sido halladas  a mediados del siglo XVII  en una villa que había pertenecido al emperador romano Adriano, en Tívoli. Después de desenterrarlas pasaron a un coleccionista italiano llamado Camillo Massimi, quien las restauró y las puso a la venta. El Marqués de Carpio compró, en 1677,  nueve de las diez figuras que representaban figuras de pie, junto a varias de diferente forma,  que Massimi tenía a la venta. A la muerte del Marqués las esculturas pasaron a la Casa de Alba, a cuyo titular se las compraron los reyes de España, Felipe V e Isabel de Farnesio, en 1728. Además de esta colección, los reyes habían comprado, cuatro años antes, la colección que había pertenecido a Cristina de Suecia,  y que incluía la estatua que había quedado en Italia,  que había sido comprada por esta reina. Los Reyes pudieron poner en la Galería del Palacio de San Ildefonso las diez figuras juntas en 1728.
Estas piezas eran unas soberbias obras en mármol gris oscuro de unos 1,70 metros de altura. Estuvieron en laGranja hasta 1789, cuando Carlos IV decide el  envío de ocho de ellas  hacia Aranjuez, junto con otras muchas piezas, con destino al nuevo Jardín del Príncipe. Entre las piezas que llegaron figuraban: el Apolo que durante 200 años formó una fuente principalísima y ahora mantiene una copia; dos estatuas antiguas que se colocaron entre los grupos de columnas de piedra berroqueña en la Puerta principal, y que representaban a Pomona y Minerva; el Neptuno Río de los Pabellones; el famoso Puteal de la Moncloa, que estuvo aquí hasta 1814; catorce bustos de emperadores, y una escultura de dos niños disputando una palma, que representa la lucha del Amor profano y el Amor divino. Las ocho piezas fueron a adornar el recién creado templete griego de los Chinescos; pero desaparecieron durante la invasión francesa. No se sabe si fueron destruidos o robados, pero lo cierto es que se ignora su  paradero. Quindós es la última persona que los describe, ya que Manuel Aleas, en 1824, dice que fueron derribadas por los franceses. También Nard achaca a la francesada la desaparición.

Después de la desaparición de estas piezas, vinieron los jarrones.

Para hacernos una idea de cómo eran podemos ver las piezas semejantes que permanecen en el Museo del Prado (quedan dos figuras de pie), y los dibujos del cuaderno Ajello, especie de inventario con sus respectivos dibujos que el abate Ajello hizo cuando las piezas estaban en La Granja.

Aquí os muestro una de las figuras que adornaron el templete de Aranjuez:

Sería idóneo que se intentase reinstalar copias lo mas fieles posible de las estatuas originales que inicialmente Villanueva puso en el templete griego, lo cual realzaría aun mas la belleza de dicho templete y del estanque en general.

(Gracias a Fe Hernández por su colaboración en este artículo)


19 feb. 2011

LA MINA DE AGUA DEL CERRO DEL MOJÓN

Las necesidades de la huerta y los jardines del Real Sitio estaban servidas desde el siglo XVI por los canales derivados del río y del embalse de Ontígola; sin embargo no eran suficientes para completar algún sector mas alto, cuestión que se trató de resolver en el XVIII con ruedas elevadoras o “azudas” y galerías de captación o “minas”.

La utilización de los grandes caudales de aguas subterráneas mediante esas “minas” era una técnica bien conocida en Madrid, donde se empleaba de antiguo para el abastecimiento de las fuentes urbanas mediante los llamados “viajes fontaneros”.
Cerca de Aranjuez, en las laderas de la Mesa de Ocaña, se obtenían notables caudales para el Real Sitio mediante extensas galerías y ya en la segunda mitad del siglo XVIII, entre 1745 y 1757, se habían realizado importantes captaciones, con largos conductos de barro vidriado, según consta en un plano de Bonavía.

Ahora se trata de una obra similar, con el añadido de un embalse, según planos de Villanueva. Sin citar a éste, en su obra clásica sobre Aranjuez, Alvarez de Quindós relata que Carlos IV proyectó una mina desde el cerro del Mojón,

entre Ontígola y Aranjuez, perforando el cerro del Carrascal para llegar a la Huerta Valenciana, situada al Este de la cuadriculada ciudad de entonces. Esta huerta, junto con “La Flamenca” y el Cortijo de San Isidro fueron establecidas por Carlos III a manera de granjas experimentales. Esta finca figura en el gran atlas de Aranjuez elaborado por  Aguirre en 1775
y se hallaba más alta que el caz de las Aves o de Sotomayor, derivado de la presa del Embocador, por lo que tenía problemas para ser regada, debiendo recurrir al suministro del caz del Mar de Ontígola, al igual que la huerta del Convento de San Pascual y las fuentes del Jardín del Príncipe. La mina cruzaría por debajo del arroyo de Ontígola, recogiendo las  aguas que se perdían de éste; acumuladas en un estanque se utilizarían también en el Jardín del Príncipe.
La galería estaba casi construída por los artilleros cuando se publica la obra de Alvarez de Quindós en 1804, pero faltaba aún un pequeño tramo. Madoz se refiere a ella brevemente y añade que medía 4.000 varas (3.373m), “obra larga y costosa, pero quedó sin llenar su objeto”; no se conocen mas datos posteriores.
A ella deben referirse los tres dibujos de la Biblioteca Nacional que figuran como de Juan de Villanueva en el Catálogo de Barcia (nº6893-6.895), sin fecha ni firma, y que se exhibieron en la Exposición de Aranjuez, en 1987, sobre el Real Sitio en el siglo XVIII. 

En el plano superior se dibujan a la aguada las laderas con la salida de la mina y luego hacia el sur, costeando aquellas hasta el “Encuentro del Nivel desde la Voca de la Mina hasta el Arroyo de Ontígola”

En el plano del medio, muestra un ligero dibujo marginal, desde un “puente de Cabrera” que en el otro plano se sitúa frente a la boca de la mina, por tanto sin continuidad, el canal va por la derecha del arroyo y del embalse o “mar” de Ontígola, luego tuerce al norte, costeando en sinuoso curso el cerro de Valdelascasas, con dos pequeñas represas laterales, una intermedia y otra final, de 50 y 52 varas respectivamente (41,7 y 43,4m).
Finalmente, el tercer plano es muy distinto ya que corresponde a la presa para embalsar el agua; debería situarse, como ya se indicó, al este de la ciudad de entonces, en la cañada o pequeño valle de las salinas de Alpajés, en el extremo E de la “Huerta Valenciana”.

Poco más conocemos de tal proyecto de embalse, salvo una vaga mención de Ponz y la de Alvarez de Quindós en la que se refiere a un estanque para recoger las aguas de la mina.
No se saben las razones que impidieron la terminación de la mina y la realización del canal y la presa. Al no concluirse la obra tampoco se puede evaluar su resultado, pero la propuesta parece acertada en sus fundamentos geográficos.

12 feb. 2011

GRAFITOS EN PALACIO (II)

Las paredes de Palacio siguen dando sorpresas.





Algunos mas aparecidos en otros lugares de Palacio o sus alrededores

Estas marcas solían grabarlas los propios canteros, bién como firma de sus trabajos, o también para señalar la posición o lugar donde debían ubicarse las piedras.






En las inmediaciones de la Iglesia de San Antonio



Estas me llamaron enormemente la atención







6 feb. 2011

NUEVAS UTILIDADES EN EL BLOG

Hola a tod@s;
  Como ya habreis observado los lectores que seguís mi blog desde su nacimiento, he ido incorporando algunas mejoras con el objeto de que vuestra visita sea mas amena. Entre estas mejoras cabe destacar el gadget de predicción metereológica para Aranjuez, dos reproductores con  estilos distintos de música, una aplicación para cambiar el tamaño del texto, etc.


Desde ahora el blog cuenta con dos interesantes aplicaciones, el botón
de Facebook para que podais recomendar el blog a vuestros amigos, y una completa ventana de CHAT  para que os podais comunicar conmigo o con otros usuarios del blog. Siento no poder ofreceros las funciones del chat en español, pero ya vereis que no es difícil manejarlo. Me decidí por Chatango por ser uno de los chat mas completos y vistosos, de todas maneras, si veo alguno que sea mas interesante lo probaré. Ah!!! se me olvidaba, el chat incorpora la función de videollamada, solo teneis que disponer de webcam y micrófono para poder utilizarla (como en Messenger)


Espero que estas dos nuevas aplicaciones sean de vuestro interés.
Un saludo

3 feb. 2011

GRAFITOS EN PALACIO

De todos es conocida la moda establecida entre los jóvenes de pintar todo lo que se les pone por delante, pero a la vista de las imágenes que os muestro a continuación, esta costumbre viene de muy antiguo.
Se trata de las inscripciones encontradas en las paredes de Palacio, realizadas por los antiguos sirvientes, jardineros, guardias,etc de los reyes. Algunas inscripciones son casi ilegibles, otras en cambio son perfectamente visibles. La huella del tiempo, los fenómenos metereológicos e incluso la propia mano del hombre, han propiciado el gran deterioro que se puede observar en algunas de ellas, dándose el caso de que algunas inscripciones ni siquiera las he llegado a fotografiar ya que apenas son legibles.


















Ya por último os muestro la inscripción que encontré en el Jardín de la Reina, gracias a la cual podemos saber la autoría de la plantación de dicho jardín.




Casi con total seguridad, muy próximamente se empezará a realizar un estudio muy detallado de éstas y otras mas inscripciones que se encuentran por los alrededores de Palacio. Gracias a los archivos informatizados de Patrimonio Nacional podremos saber algunos datos personales sobre las personas que plasmaron sus nombres en éstos ladrillos.