PRESENTACION DEL BLOG

"A orillas del caudaloso Tajo y a pocas leguas de la capital de España, existe un precioso pueblo que bendice y obsequia la naturaleza; un pintoresco pueblo rodeado de jardines, lleno de perfumes y animado por el canto de incontables pajarillos; un poético pueblo que se esconde bajo las frondosas ramas de los corpulentos álamos y gigantescos plátanos; este pueblo se llama Aranjuez"


17 may. 2011

REPARTIMIENTOS PARA EL RIEGO DESDE EL MAR DE ONTÍGOLA

En el gran Atlas de Aranjuez de Domingo de Aguirre, fechado en 1775, se aprecian dos canales que arrancan desde la presa de Ontígola. Uno parte hacia el norte hasta el Mar Chico, y un poco más abajo, en el punto descrito como "Repartimiento para el riego", se separan tres acequias. Una se dirigía hacia el Convento de San Pascual, otra hacia el cruce de la calle Abastos con la del Foso, y que a partir de ese punto, seguiría a cubierto, y la tercera iba a la Huerta Valenciana. El segundo canal iba hacia el oeste, atravesando el "Riajal", cruzaba el extremo de la Huerta de los Deleites y seguía hacia el río Tajo cruzando por debajo del Caz de las Aves. Entre los dos canales principales, y muy cerca de la actual carretera de Ocaña, aparece situada el Arca del Agua, última arca del antíguo Viaje de Agua que partía del borde de la meseta de Ocaña.
Mapa de Aguirre, 1775
En el tomo XVI  de su Viaje de España (1791), Ponz se refiere al Mar de Ontígola:
«laguna o pantano establecido por Felipe II, con su fuerte paredón para contener las aguas. Estas se emplean para regar el arbolado de las calles altas donde no llegan las del caz (de las Aves) y se ha conducido algún caudal para las nuevas fuentes del Jardín del Príncipe.»
Mapa anónimo de 1835
También recoge el rumor de que se proyectaba otro embalse más abajo; quizá se refería a la balsa de La Valenciana o a la presa de La Mina, de la que ya hemos hablado en éste Blog.
A comienzos del s.XIX, Alvarez de Quindós detalla el empleo de las aguas del Mar de Ontígola. para regar las calles arboladas del Príncipe e Infantas, huerta de San Pascual, La Valenciana, los Deleites, Jardín del Verjel(separado del anterior), fuentes del jardín de La Isla y otras en las calles de la ciudad. La distribución se realizaba mediante el Mar Chico y se hizo otro estanque posterior "dando la vuelta a los cerros de encima del Convento". Efectivamente, a finales del siglo XVIII, en fecha sin determinar, se construyó un estanque en el borde sur de la posesión de La Valenciana para acumular agua destinada a ésta y al Jardín del Príncipe. No aparece todavía en el plano de Aguirre de 1775, pero en 1801 se dice que es necesario limpiar su desagüe para reconocer las llaves de los conductos al citado jardín.

La primera indicación que conocemos es en un excelente mapa de la Junta de Estadística realizado en la segunda mitad del XIX. En él, además del embalse y los canales, aparece el rótulo "Charca" y el símbolo de ésta en el borde meridional de la "Huerta de Secano", nombre alternativo de La Valenciana, justo junto a la actual esquina de la calle Sóforas con Cuarteles

8 may. 2011

LA PRESA DEL MAR DE ONTIGOLA

 La iniciación de la presa de Ontígola debe remontarse al 17 de mayo de 1552 cuando Felipe de Austria, como príncipe de España, firmó una instrucción ordenando a don Diego López de Medrano, gobernador de la administración del territorio de Aranjuez "que se haga una laguna muy grande en el arroyo de Ontígola, y otros dos o tres pequeños en el de hacia Ciruelos, para que vengan a ellas aves para la altanería".
 Tiene una longitud de 140 metros, 6 metros de altura y 10 metros de espesor,con dos muros y su relleno de tierra. Además cuenta con cinco contrafuertes de 2'75 m. de anchura por 3'30 metros de longitud. En su muro de aguas arriba cuenta con otros contrafuertes internos que no están visibles. El sistema de relleno entre muros paralelos tiene un precedente en la presa romana de Cornalbo, y ya en el siglo XVIII se volvió a utilizar en la presa del Gasco, en el Guadarrama, aunque esta última, al no tener contrafuertes, se hundió parcialmente el muro de aguas abajo.


Como muchos sabreis, la presa de Ontígola se encuentra ocupada en gran parte por fangos, y esto es debido principalmente a la ausencia de un mecanismo de limpieza de éstos, es decir, un canal inferior que tras su apertura desagüe los fangos existentes en el fondo del embalse. Todo ello significó una técnica notable, pero menos desarrollada que las construcciones en arco levantadas décadas más adelante. También debemos de tener en cuenta que su construcción está realizada en terrenos yesíferos poco estables para una presa de trazado recto como es la de Ontígola.


La presa se prolongaba por los lados de forma perpendicular unos 25 metros. Hoy en día solo es visible el petril de sillares en el lado noroeste, desde el que parte el canal del aliviadero terminado en dos oquedades de piedra rectangulares. El mando de la compuerta de toma de agua se aloja hoy en un pequeño cajón de cemento, antes en un elegante edículo o pequeño edificio, el cual aún era visible en 1945, aunque se desmontó poco después.


Originalmente, la capacidad del embalse rondaba el millón de metros cúbicos, pero hoy en día, debido a la gran cantidad de sedimentos depositados en su lecho, apenas debe de tener unos cuatrocientos mil. Como consecuencia de las diversas crecidas ocurridas éstos últimos años, y al tener sus aliviaderos parcialmente obstruídos, el agua ha rebosado por la parte superior de la presa llegando a deteriorarla notablemente al arrastrar los materiales de relleno. Es por ello que se hace necesaria una urgente actuación para la reparación y conservación de esta presa, una de las más antiguas de España por sus características.


PARA SABER MAS:
http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1985/1985_mayo-junio_3236_13.pdf

http://prejubiladasinfronteras-glo.blogspot.com/2010/05/el-mar-de-ontigola.html

1 may. 2011

NUEVAS VISTAS DEL JARDIN OCHAVADO

Normalmente los visitantes del Jardín de la Isla están acostumbrados a ver tanto la estatua de Hércules como el resto de estatuas menores desde la perspectiva de a ras de tierra.
Pues bién, os brindo la posibilidad de observar tan precioso conjunto como si estubiéseis en lo más alto de Palacio, tal y como la realeza lo podía admirar en su día.


¿Verdad que no es lo mismo que verlo desde abajo?