PRESENTACION DEL BLOG

"A orillas del caudaloso Tajo y a pocas leguas de la capital de España, existe un precioso pueblo que bendice y obsequia la naturaleza; un pintoresco pueblo rodeado de jardines, lleno de perfumes y animado por el canto de incontables pajarillos; un poético pueblo que se esconde bajo las frondosas ramas de los corpulentos álamos y gigantescos plátanos; este pueblo se llama Aranjuez"


17 oct. 2010

LOS VIAJES DE AGUA DE ARANJUEZ

Los viajes de agua a Aranjuez fueron el resultado del deseo del rey Felipe V de proveer de agua en buenas condiciones a la población del Real Sitio.
De esta manera se mandó buscar en los alrededores de Aranjuez, encontrándose en cantidad en las cañadas que vierten de la mesa de Ocaña a Vallemayor. Mandó el rey analizar dichas aguas, y viendo que eran de excelente calidad, ordenó en el año 1745 se recogiesen las de los manantiales de Menalgavia, Valhondo, Aldehuela y Algibejo, construyendo para ello una cañería provisional.



Fernando VI quiso que se mejorase este viaje de las aguas, comprando las alamedas y cañadas de los nacimientos para tener todos los derechos sobre dichas aguas. Para ello se expidió un Real Decreto con fecha  del 11 de Junio de 1751. En el año 1757 mandó que se construyese de nuevo la cañería con fábrica y caños vidriados de Madrid. A lo largo del trayecto se construyeron varias arcas o descansos para su reconocimiento y limpieza. Toda la obra costó dos millones quinientos cuarenta y dos mil ciento cincuenta reales y veintisiete maravedis.


Dado que la conducción era subterránea y pasaba por parajes muy salitrosos, las aguas se viciaban y cogían sabor salado, a la vez que las tuberías se obstruían debido a los sedimentos que se adherían a sus paredes, razón por la que el mantenimiento de las tuberías era muy costoso.


Para comodidad de los vecinos del Real Sitio, se construyeron varias fuentes. En el año 1761 se construyó la de la antigua plaza de Abastos, fabricada con piedra de Colmenar. Otras fuentes estaban en las casas de Alpajés, en la esquina de la casa nueva de Abastos, en los cuarteles de Guardias de Corps, en los de Guardias Españolas y Walonas, en el patio de la Casa de Oficios, en el patio de la casa de Infantes, en las cocheras de la Reina (Farnesio), en el Hospital de San Carlos, en el convento de San Pascual y otra en la casa del Gobernador. La principal se puso en el año 1750 en la plaza de San Antonio.


Cuando queremos estudiar la construcción de los viajes de agua a Aranjuez, nos encontramos con la dificultad de que no se conservan (que yo sepa) los proyectos utilizados en su día para su ejecución. Por lo tanto este hecho no nos permite saber exactamente la dirección que siguen las galerías, ni tampoco sabemos exactamente cuantos registros se construyeron. Ante estas circunstancias, lo único que nos queda es catalogar tanto las arcas como los respiraderos conocidos.


He podido observar que la separación entre respiraderos oscila entre un mínimo de 25 metros, hasta los casi 50 metros en algunos casos. Las arcas no parecen tener definida una pauta de separación entre ellas, incluso ni siquiera se parecen en el diseño de su construcción. De los registros cabe destacar su fábrica de ladrillo macizo con disposición de oquedades en sus paredes, a modo de escalones, para permitir el fácil acceso a su base y a las galerías por donde discurre el agua. Estas tienen una pendiente de entre un 1 a 3% con la finalidad de que el agua discurra lentamente y no erosione las conducciones.
Al tratarse de terreno sobre el nivel freático, el agua debía discurrir en las galerías por canalización impermeable (cañería, canalillo de barro cocido o canal abierto), para evitar pérdidas de agua por filtración. En las galerías de Valhondo, existe una especie de andén para que las personas puedan desplazarse caminando sobre suelo seco.

Como es lógico, la profundidad de los registros varía en función del desnivel del terreno. Otro detalle a tener en cuenta es el sistema de cierre de los registros, para lo cuál se utiliza una gran piedra cuadrada que permite en su base el paso del aire para la correcta oxigenación del agua y las galerías.

Como casi siempre, hay que lamentar la falta de interés de las instituciones respecto a la conservación de estas conducciones, llegando incluso a permitir que bajo intereses comerciales se destruyesen algunos tramos.


Desde aquí quiero mandar un fuerte abrazo para Currante,
compañero de aventuras y fatigas junto al cuál he realizado este reportaje.


Para ver mas imágenes : 

Fuente de documentación:  DESCRIPCION HISTORICA DEL REAL BOSQUE Y CASA DE ARANJUEZ de Alvarez de Quindós (Edit. Doce Calles)



5 comentarios:

iron41 dijo...

Bueno bueno, Genial amigo, explicaciones documentadas como un profesional como la copa de un pino, sacandole todo el provecho a la aventura, y deleitándonos a todos con tu buen hacer, gracias amigo.

Glo dijo...

reitero lo que pone iron41, estupendo.

Mingo dijo...

La verdad es que cada vez que hago un nuevo reportaje, intento que sea mejor que el anterior. Tanto la narración como las fotografías, gráficos y presentaciones, componen un cóctel que se debe conjugar de manera amena e interesante para el lector, y esto solo se consigue con la experiencia.
Este modesto blog lleva apenas 11 meses de andadura y creo que la trasformación que ha sufrido a lo largo de estos meses es patente.
Como siempre, GRACIAS por seguirme.

Mercedes dijo...

Hola Mingo,
soy Mercedes, de Arte en Madrid,
ya he visto tus trabajos, son fantásticos, enhorabuena y gracias, de verdad. Además te le debes pasar muy bien porque son paseos preciosos. Y las fotos, maravillosas. En fin, que me alegro de conocer tu blog :-)
muchos saludos

focuspolis dijo...

Han pasado años pero esta entrada y este blog al completo son de absoluta vigencia. Enhorabuena. Gran esfuerzo. Un abrazo fuerte Mingo, Daniel