PRESENTACION DEL BLOG

"A orillas del caudaloso Tajo y a pocas leguas de la capital de España, existe un precioso pueblo que bendice y obsequia la naturaleza; un pintoresco pueblo rodeado de jardines, lleno de perfumes y animado por el canto de incontables pajarillos; un poético pueblo que se esconde bajo las frondosas ramas de los corpulentos álamos y gigantescos plátanos; este pueblo se llama Aranjuez"


1 ene. 2010

PALACIO DE OSUNA





Comparte junto con el Palacio de Godoy lo que fue la manzana nº 1
del Plan de Bonavía; antaño fue residencia de los novenos
Duques de Osuna
, mecenas de artistas y literatos que hicieron de
este palacio uno de los centros de ilustradas tertulias, en las que
participaron entre otros,Moratín, Iriarte y Goya. .
Pero antes de que el palacio fuese morada de los Duques de Osuna,
ya lo había sido de otro conocido e influyente personaje como fue
D. Carlos Broschi "Farinelli".
Favorito del Rey Felipe V y establecido en la Corte de Madrid
desde 1737, su canto servía como terapia a las contínuas
depresiones de éste. A la muerte del Rey Felipe V, su sucesor
Fernando VI
le mantuvo en la Corte, encargandose de la
organización de ceremonias y entretenimientos llegando a ser uno
de sus consejeros íntimos.Fue nombrado "Familiar Criado", título
éste que le hacía depender directamente de los Monarcas,
participando además en los proyectos de adecuación y
embellecimiento que Fernando VI encargara a Bonavía.
Así por ejemplo el propio Bonavía reconocía que la capilla que debía
presidir la Plaza de San Antonio, así como el Hospicio Franciscano de
la Esperanza, habían sido encargos del propio Farinelli.
En 1750 y paralelo a la fundación de la ciudad, se materializó la
construcción de una casa a costa de la Real Hacienda para D. Carlos
Broschi.
Dicha casa estaría situada frente a Palacio y entre las calles de la
Reina y Alpajés (luego Príncipe), no existiendo ninguna otra vivienda
entre el Palacio Real y esta casa, para que existiese comunicación
visual directa entre ambas.
A la muerte de Fernando VI, Farinelli cayó "en desgracia" ante el
nuevo Soberano Carlos III, ordenando este su destierro a tierras
italianas y poniendo en venta la casa, que a su vez fue comprada por
la propia Corona.
Tras más de veinte años al servicio de la Corona, la casa de Farinelli
fue adquirida por los mencionados Duques de Osuna, repercutiendo el
producto de su venta en la construcción de la Casa de Empleados,
edificio éste en el que hoy en día se aloja el Ayuntamiento de Aranjuez.
La casa de Farinelli, permaneció en propiedad de la Casa de Osuna
hasta finales del XIX; en la actualidad se encuentra segregada en dos
propiedades, conservando una de ellas los deteriorados restos del
esplendor que en su día tuviera, mientras que la otra parte está
dedicada a viviendas.

Documentación histórica aportada por Magnolia

No hay comentarios: